Secretaría de Promoción Social

Promocion social tonucci

CON FRANCESCO TONUCCI COMENZANDO EL PROYECTO CIUDAD DE LOS NIÑOS

 

La experiencia desarrollada desde diciembre de 1995 a marzo de 2001 al frente de la Secretaría de Promoción Social del Municipio de Rosario, permitió mostrar un abordaje no tradicional de la política social, distante del modelo populista cuyos rasgos caracterizaron históricamente a esas acciones de gobierno en Argentina.

Habitualmente, en nuestro país, la cuestión social responde a una perspectiva residual, es decir, se reduce la acción de gobierno a atender sólo la pobreza que es interpretada como un “residuo” de la propia dinámica social. No deseable pero inevitable. Es por ello que se institucionalizan y perfeccionan las áreas de “desarrollo social” como parte de los organigramas oficiales, ratificando así una visión fragmentada de la realidad. En lugar de interpelar al esquema de distribución de la riqueza material y simbólica que genera pobreza, y tomar decisiones políticas que lo transformen; el Estado Nacional sostiene la desigualdad generando estructuras en espejo.

 

Es por eso que adquiere relevancia la tarea que se llevó adelante durante la administración de Hermes Binner en la ciudad de Rosario. Intentando resistir a la cultura clientelar que el neoliberalismo menemista imponía junto a la liquidación del Estado, desde el año ´95 el municipio abordó la problemática de la pobreza en su coyuntura y urgencia, pero con una planificación de trabajo sobre la desigualdad y la vulnerabilidad, que ofreció alternativas de ciudadanía.

 

Más allá de las limitaciones propias de una jurisdicción local que no define los parámetros macroeconómicos, y padeciendo la discriminación en la asignación de recursos de Nación y Provincia por su carácter de oposición, esas políticas hicieron una gran diferencia. Mientras en el país avanzaban la pobreza, la violencia y la corrupción, Rosario cambiaba a paso rápido para colocarse en un lugar relevante del escenario nacional e internacional por la innovación de sus políticas sociales, la profunda transformación urbana y la activa vida cultural.

En ese escenario, desde la Secretaría de Promoción Social, se desarrollaron diferentes líneas de trabajo:

Programa Crecer

Constituyó el primer nivel de intervención social. Sus programas de nutrición, formación a la familias para la atención de los niños, promoción de la cría de animales para consumo y de las huertas ecológicas; orientadores familiares y propuestas de actividad física y recreativa tuvieron alcance a mas de 7000 familias en programas integrales y 140 mil personas en respuestas alimentarias hasta el año 2001.

El proyecto “Ciudad de los Niños”

Con su Consejo de Niños, con sede en la “Estación Embarcadero”, especialmente reciclada  a tal fin, y la implementación  el “Día Anual del Juego y la Convivencia” y múltiples propuestas para el barrio Refinería y la ciudad toda, logró unificar la gestión municipal en un gabinete especial integrado por todas las Secretarías del Ejecutivo.

“La Granja de la Infancia” y “El Jardín de los Niños”; nacidas como alternativa al cierre del zoológico, y dependientes de la Secretaría de Promoción Social hasta 2005, conformaron luego, con la creación de la “Isla de los Inventos”, una de las propuestas más atractivas con que cuenta la ciudad en materia recreativa para la familia.

       DÍA DEL JUEGO Y LA CONVIVENCIA             TONUCCI EN EL CONSEJO DE LOS NIÑOS

CalleTonucci

Política Deportiva

Rosario cuenta desde 1990 con una política deportiva integral compuesta por múltiples acciones que hacen a una unidad de promoción de la vida activa para todas las edades y del deporte organizado articulando con clubes y federaciones.

En la gestión socialista se instituye por primera vez una beca-estímulo anual a los deportistas destacados de la ciudad; se implementaron los “Juegos Rosarinos del Deporte Federado” que reunieron a todos los deportistas e instituciones; se desarrolló el programa “Atletismo en las Plazas” y los “Juegos de la Velocidad” para promover esa disciplina, construyéndose además, la pista sintética en el Estadio Municipal, el circuito KDT y el Velódromo Municipal en el Parque Sur.  Entre 1995 y 2001, se desarrollaron anualmente los “Juegos deportivos Interescolares”; múltiples programas deportivos integradores y de fomento del deporte y las instituciones deportivas; se continuó con los  programas creados en la etapa anterior en la Dirección de Deportes, como el “Rosario se Mueve”, “Volver al Club de Barrio”, campamentos, colonias de verano, cursos de natación para todas las edades con derivación de los niños a los equipos de natación de los clubes. Desde 1997 se instituyeron las “Olimpíadas de la Tercera Edad” que aún continúan.

También se crearon y remodelaron seis nuevos polideportivos; se habilitó la única pileta climatizada con que cuenta el municipio y se habilitó el gimnasio de aparatos con un profundo reciclado y puesta en valor de las instalaciones existentes; Se instituyeron escuelas deportivas en todos los centros y  juegos colectivos de gran valor integrador de la ciudadanía como “Acuajuegos”;

Política de atención a la vulnerabilidad extrema:

Se trabajaron especialmente las violencias, con:

  • Mejoras en la atención y ampliación del Hogar de Tránsito para mujeres víctimas, trasladado a nuevas instalaciones especialmente adecuadas y equipadas para que puedan pernoctar con sus niños;
  • Remodelación y refuncionalización por completo el “Centro de Protección Integral para la Infancia” que trabajaba con niños de mayor vulnerabilidad y se promovió el sistema de “Familia sustituta”

 

Política para los adultos mayores que contempló

a.- la remodelación del albergue y la apertura a nuevas formas de trabajo restableciendo vínculos familiares;

b.-  se instalaron los “Centros de Día” en convenio con las colectividades Asturiana y Castilla, con la  cooperación de la Embajada de España;

c.- se inauguraron  las primeras viviendas tuteladas,

d.- se comenzó la construcción de viviendas compartidas y

e.- se implementó el servicio de ayuda a domicilio con  formación de cuidadores de ancianos que dio origen a la primera asociación de esa especialidad.

 

Políticas de Juventud:

Se ampliaron las instalaciones del Centro de la Juventud, reciclándose (con aportes de UNICEF), un galpón del puerto central que fue equipando para el dictado de cursos y talleres con más profesionales, espacios y herramientas. En el nuevo espacio, los jóvenes de toda la ciudad fueron recibidos en acciones cotidiana de promoción de sus derechos, formación laboral y múltiples oportunidades culturales, recreativas y de inclusión social.

 

Otras acciones

  • Se creó el Instituto Municipal de Salud Animal (IMUSA), en reemplazo de la vieja “perrera”, con su sede totalmente renovada, manuales de procedimiento y controles de calidad para la atención de las mascotas. Este trabajo incluyó la instalación de cinco quirófanos en los barrios, en convenio con las vecinales de la ciudad y la Facultad de Ciencias Veterinarias de Casilda, que se sumaron al ya existente quirófano móvil y un sistema de censo de mascotas domiciliario, con turno para esterilización y oferta de adopción. La participación de las organizaciones protectoras de animales, facilitó la capacitación a voluntarios y el aumento geométrico de castraciones y donaciones.
  • Se recicló una vieja casona del ferrocarril inaugurándose “La Casona” albergue para delegaciones;
  • Se creó por primera vez un registro único de beneficiarios (RUB) que permitió contar con la información unificada de las acciones sociales y su seguimiento para la medición de impacto.
  • Se profesionalizaron todas las intervenciones sociales eliminándose las intermediaciones entre el Estado municipal y los ciudadanos.