Repudio por la distribución del cuadernillo de actividades Juegos para chicas y chicos

asertividad

PROYECTO DE RESOLUCIÓN

La Honorable Cámara de Diputados de la Nación….

RESUELVE

Expresar repudio por la elaboración y distribución, por parte del Ministerio de Desarrollo Social, del cuadernillo de actividades Juegos para chicas y chicos, dado que su contenido atenta contra los valores de la democracia y distorsiona el rol del Estado en su responsabilidad de garantizar derechos.

 

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

A través del presente proyecto, expresamos nuestro repudio por la elaboración y distribución, por parte del Poder Ejecutivo Nacional, del cuadernillo de actividades impreso desde el Ministerio de Desarrollo Social, que encabeza la Dra. Alicia Kirchner, elaborado para “resaltar el cumplimiento de los 10 años de la sanción de la ley N° 26.061, de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes”.

Una de las actividades propuestas invita a los infantes a recortar y pegar un rompecabezas integrado por tres figuras: la de la actual presidenta de la Nación, la de una familia tipo y la del frente de un centro comunitario. Abre la actividad la pregunta: ¿Cómo se cumplen tus derechos? Sin duda, la propia imagen da cuenta de que los derechos del niño están vulnerados en tanto que su familia debe asistir a un centro comunitario para recibir lo que debería obtener con un trabajo digno, según nuestra Constitución Nacional. En este caso, la bajada de la pregunta dice: “La familia, la comunidad y el Estado trabajan juntos para cumplir tus derechos”.

La más elemental formación ética y ciudadana no confundiría una figura presidencial con el Estado. No es objeto de esta fundamentación hacer pedagogía, pero no puede ignorarse que al referirnos a Estado debemos contemplar las funciones legislativa, ejecutiva y judicial que constituyen sus poderes. En este sentido, el esfuerzo de síntesis conceptual y gráfica manifiesto en el rompecabezas y puesto en la figura de la presidenta incurre en muchas omisiones y lleva a confusiones que no son ingenuas. De hecho, el contenido de esta ley de Protección Integral fue sancionado en el Congreso Nacional, y su cumplimiento debe ser exigido por el Poder Judicial de la Nación.

Por otra parte, identificar con la imagen presidencial los beneficios que reciben los ciudadanos a expensas del presupuesto del Estado Nacional es tendencioso y deshonesto. Este hecho por sí mismo constituye una práctica antidemocrática que también vulnera los derechos del niño, en este caso su derecho a recibir una buena educación cívica.

No conforme con ello, el folleto muestra a la familia compuesta por una mamá, un papá, un hijo varón y una hija mujer, e incurre así en un estereotipo que contradice la letra y el espíritu de la Ley 26.061 y otras. El propio Ministerio de Educación de la Nación y sus pares provinciales han trabajado innumerables textos con el fin superar ese cliché y reconocer la diversidad en la composición familiar, aportando al cumplimiento del derecho del niño a tener una familia.

Estos dos gruesos errores en una sola carilla ponen de manifiesto la ideología y la práctica antidemocrática que se reitera por parte del Poder Ejecutivo Nacional, dejando en evidencia la falsedad de su discurso progresista.

Si bien hasta ahora el cuadernillo se repartió en las plazas, y no conocemos de su difusión en las escuelas, cabe señalar que toda acción del Estado es en sí misma acción educativa. El concepto de Paideia alude precisamente a la función educativa que cumple el Estado independientemente de sus marcos formales o informales. Entendemos, además, que todas las carteras del Poder Ejecutivo pueden producir materiales específicos y vinculados con las problemáticas que ellas atienden. No obstante, es deseable que dichos materiales cuenten con una mirada profesional y se enmarquen en las leyes vigentes.

Es por eso que solicito a los señores diputados apoyen el presente proyecto para repudiar este nuevo intento del gobierno nacional de confundir a la ciudadanía, apropiándose de los bienes y cargos públicos en beneficio partidario.