Ministra de Educación de la Provincia de Santa Fe

Iniciativas para la transformación educativa

La gestión frente al Ministerio de Educación en el gobierno de Hermes Binner, se caracterizó por el desarrollo de iniciativas innovadoras en términos pedagógicos y de gestión de la Política Educativa.

Un capítulo particular que enlaza ambos términos, es el de la política hacia el sector docente y no docente que, haciendo eje en restablecer un diálogo sobre la base del reconocimiento a la tarea, recompuso la escala salarial, otorgó estabilidad laboral a todo el sistema sustanciando concursos largamente demorados por las administraciones anteriores; instituyó como norma la regularidad de los concursos de ingreso (también en el personal no docente denominándolos a futuro “auxiliares escolares”); generó un mecanismo de formación permanente, gratuita, en servicio y con reemplazante para todos los agentes, y reconfiguró administrativamente el manejo del sistema. La información digitalizada posibilitó la gestión web de la mayoría de los trámites aportando agilidad y transparencia. También permitió que progresivamente se vea reducida la carga administrativa para la institución.

Desde 2010, Santa Fe cuenta con un sistema de registro nominal por alumno que permite seguir la trayectoria de los estudiantes; emitir títulos; registrar carrera docente, realizar la mayoría de los trámites escolares on line, registrar altas, bajas y licencias del personal, inscribirse a cursos y concursos; certificar trayectorias laborales y asistencia; así como solicitar traslados y verificar escalafones.

Esta aplicación de la tecnología digital, increíblemente demorada en nuestro país, colocó a Santa Fe a la vanguardia en el tema. Sin embargo, el hecho de que prácticamente ninguna provincia hubiera avanzado para ese entonces en el desarrollo de un sistema que pudiera identificar con nombre y apellido a sus alumnos, tiene explicación. El primer intento se realizó en todo el país durante el gobierno Menemista como parte de su paquete de ajuste financiero sobre el sector. La presión gremial logró interrumpirlo. La superación de esa profunda huella en la memoria colectiva, que vinculaba directamente la carga de información con reducción de cargos y bajas de categoría, es, por sí misma, un indicador del nivel de confianza restituido por el gobierno de la educación en el marco de entender desde su inicio que “los maestros no son el problema de la educación, sino protagonistas centrales de la solución”.

Los esfuerzos pedagógicos por promover cambios al interior del sistema educativo fueron abordados desde la perspectiva de:

La Participación y la Convivencia: claves del aprendizaje.

La importancia que en el Proyecto Educativo de Santa Fe se le dio a la participación y la convivencia, se sustenta en el criterio de que el aprendizaje es una producto de la acción/reflexión en el marco de lo grupal. Considerando que el conocimiento es mucho más que información, se acentúa el trabajo sobre el contexto y los vínculos que asignan sentido al aprendizaje.

Estos conceptos se pusieron en juego desde la propuesta de “hacer” y “reflexionar sobre qué, cómo, para qué y para quién se hace”. En esta etapa, el Ministerio de Educación se caracterizó por desarrollar una impronta motorizadora de formas reales de participación.

En base a la idea de que participar es ser parte de la construcción de una nueva realidad, se trató de modificar el esquema bipolar de tensión entre docentes y “ministerio”, brindando confianza para la acción. La tarea se direccionó con el criterio de que todo cambio resulta del aporte de todos, reconociendo las diferentes cargas de responsabilidad en relación a los roles en juego. Visto de este modo, el resultado siempre es superador de la realidad anterior y es el reflejo de lo es capaz de realizar cada uno y entre todos los que en esa circunstancia se involucran.

Esto tuvo validez tanto para una propuesta de capacitación docente como para el manejo de las instituciones o la tara con los niños y niñas en el aula. Para ello fue necesario reconstruir cierto registro de institucionalidad, habilitar espacios y marcos para el trabajo, restituir el valor de la palabra y establecer una cultura de reconocimiento mutuo. Tareas no muy sencillas en un sistema caracterizado por su formato verticalista, en un país marcado por múltiples formas de autoritaritarismo a lo largo de la mayor parte de su historia. Estas huellas, no sólo han dejado un resabio de temor y desconfianza hacia las instituciones (centrado fundamentalmente en los niveles centrales del gobierno), sino que son aún de utilidad para justificar muchas debilidades que la democracia debería haber superado.

Desde esa perspectiva es posible decir que este proyecto fue pensado considerando – básicamente- que las herramientas y condiciones para aprender y construir conocimiento son las mismas que las de la construcción democrática:

Dar la palabra a los niños, niñas y jóvenes

En ese sentido, se desarrollaron líneas concretas de trabajo en el aula con la finalidad de instituir ámbitos de escucha y comunicación entre pares y con el adulto. La formación docente con eje en la técnica de “filosofía con niños” en la escuela primaria y el cambio de rol de los tradicionales “tutores” de secundaria en “facilitadores de la convivencia”, constituyeron algunas de las políticas activas para promover en todas las escuelas espacios de reconocimiento humano e intercambio de ideas en forma grupal y democrática. Esta forma de entender la educación de los Derechos Humanos desde la reconstrucción de los vínculos, se condice con el concepto de aprendizaje desde la praxis y atravesó en forma y contenido toda la política educativa.

Educar desde la multiplicidad de lenguajes: corporal, musical, digital, literario, plástico, científico…

La política educativa de Santa Fe en el período 2007/20011, propuso llegar al conocimiento técnico, científico, histórico, matemático, artístico, etc., transitando un recorrido que se inicia en la emoción y el contacto perceptivo con el mundo (tanto interior como exterior). Ese recorrido que conmueve y transforma, permite llegar al concepto (abstracción) desde el sentido. Encontrarle sentido a lo que se aprende, relacionarlo, darle utilidad, sentir placer con el descubrimiento…, implica un proceso de transformación del sujeto en sus posibilidades y formas ser y de hacer. La implementación de una reforma tan profunda se instrumentó a través de líneas de formación que integraban distintos niveles, modalidades y lenguajes.

  • Reformular el plan de estudios de la formación docente (futuros maestros) y de los agentes en servicio.
  • Fuerte inversión en la formación masiva, voluntaria, en servicio y con reemplazante. Única provincia del país en aplicar esta modalidad.
  • Garantizar accesibilidad a la educación secundaria a la totalidad de los jóvenes. (Se crearon 286 escuelas secundarias en un año y se garantizó la cobertura aún en zona rural. Por primera vez, ningún joven debe emigrar a la ciudad para hacer el secundario)
  • Recuperar los edificios escolares y los ambientes de trabajo. (Se refaccionaron más del 80% de las escuelas: calefacción, reparaciones y ampliaciones. Construcción de más de 100 nuevos edificios con presupuesto provincial en tres años.